0
  • No products in the cart.
Deusted/El sentido arácnido

El sentido arácnido

Portada del LP

Lista de canciones

1. El sentido arácnido descargar
2. Luna
3. Volvería contigo
4. El refrán
5. Tengo Quince Moratones
6. Un lugar tranquilo
7. Recompensarte
8. En alguna canción
9. Déjame gritarlo

Disponible en

El álbum

Grabado y mezclado entre agosto de 2020 y enero de 2021 en Luna Nueva Estudio (Zaragoza). Técnico de sonido David Marco “Pichín”. Producido por Guille Mata. Masterizado por Pedro Oliver en Tabah Mastering (San Juan de Mozarrífar).

Letra y música: Santi Díaz
Santi Díaz: Guitarra eléctrica y voz
Guillermo Mata: Bajo y coros
Jorge García “Morgan”: Batería
Roberto Montañés: Guitarra eléctrica
Óscar Carreras: Piano, teclados y theremin
Alfonso “Foncho” Casasnovas: Guitarra española
Alberto Solobera: Guitarra eléctrica

Fotografía: Jorge Miret
Concepto: Santi Díaz
Diseño gráfico: Sergio Pérez de Heredia

* Este disco debe ser reproducido a niveles perjudiciales para el oído

Artista: Deusted
Sello: Autoeditado
Fecha de publicación: 1-3-2021
Género: Rock

Letras

El sentido arácnido

Es verdad que no lo vi venir,
pero no tengo sentido arácnido;
ni tampoco vi el letrero rojo
porque estaba escrito en sánscrito.

Te cambié un peón por un alfil,
te miré de cerca con prismáticos,
alguien dijo “cuerpo a tierra”
y luego yo noté un sabor metálico.

Ven a ponerme fin, yo pondré cara de pánfilo,
dejaré de sonreír cuando me sienta ingrávido.
Ven, baila para mí, sé mi momento álgido,
apunta bien con tu fusil, quiero morirme rápido.

Es mejor que ocurra porque sí
que intentar, por orden alfabético,
aprenderse de memoria
todo el diccionario enciclopédico.

Ya no queda nada por decir,
sólo que ahora ya no siento vértigo.
Si pudieras comprenderme,
no existiría el sistema métrico.

Ven a ponerme fin, yo pondré cara de pánfilo,
dejaré de sonreír cuando me sienta ingrávido.
Ven, baila para mí, sé mi momento álgido,
apunta bien con tu fusil, quiero morirme rápido.

Apunta bien con tu fusil, quiero morirme rápido,
quiero morirme rápido.

Luna

Parece mentira, pero ya ha pasado un año
que llenaste mi vida sin avisar.
Déjame decirte que, aunque te parezca extraño,
ya te queríamos antes de llegar.

Aunque a veces digan, con razón, que eres un trasto,
nunca dejes de reír ni de jugar.
Sólo tienen miedo los que no subieron alto
y tú andas por el cielo sin parar.

Vas a decidir que hoy no se duerme, vas a decidir
que lo del orden se acabó. Vas a decidir lo que tú quieras
porque eres la Luna y el Sol.

Has parado el tiempo, has encogido nuestro espacio,
has cambiado nuestra forma de mirar.
Por cada palabra que se escapa de tus labios
hay un minuto más de eternidad.

Abre tu sonrisa como si fuera un armario,
guardaremos tu tristeza en un cajón.
Todo lo importante, indispensable y necesario
está dentro de un acorde menor.

Vas a decidir que hoy no se duerme, vas a decidir
que lo del orden se acabó. Vas a decidir lo que tú quieras
porque eres la Luna y el Sol. (bis)
Vas a decidir lo que tú quieras porque eres
la Luna y el Sol, tú eres la Luna y el Sol.

Volvería contigo

La novia en la boda, la muerta en el entierro,
el mundo se derrumbaba si tú no eras el centro.
Intentando cambiarme me perdiste el respeto,
intentando cazarme, aprendí a hacerme el muerto.

¿No entiendes que ya es tarde para paños calientes?
Me fui por el desagüe, se te rompió el juguete.

Y, debo confesarte, cuando me veo en las fotos,
que volvería contigo si te aguantara otro.

Mirando desde fuera, todo se ve distinto:
un euro de madera, un casco de vikingo.
Quisimos ser nosotros y fuimos tú dos veces,
a mí me tocó el gordo pero acababa en trece.

He visto mi futuro debajo de las piedras.
Me respondió el espejo que no eres la más bella.

Y, debo confesarte, cuando me veo en las fotos,
que volvería contigo si te aguantara otro.

Que volvería contigo si te aguantara otro,
si te aguantara otro,
si te aguantara otro...

El refrán

Pierdo la paciencia y busco el animal
que se esconde dentro de tu intimidad.
Soy el mismo que, hace tiempo, te subió en un pedestal,
si cierras la puerta, no vuelvas a entrar.

Ya lo dijo aquel refrán:
“Te diré quién eres
si me dices con quién vas”
Si cierras la puerta, no vuelvas a entrar.

Mírame a los ojos, dime de qué vas.
Nochebuena va después de Navidad.
Coge mis despojos y, después, arrójalos al mar.
Mira que es jodido no saber nadar.

Ya lo dijo aquel refrán:
“No amanece antes
por mucho madrugar”
Si cierras la puerta, no vuelvas a entrar.

Ya lo dijo aquel refrán:
“Ojos que no ven, hostia que te das”
Si cierras la puerta, no vuelvas a entrar.

Ya lo dijo aquel refrán:
“La avaricia rompe el saco”
y, al final, ni meto ni saco
ni dejo sacar... ni dejo sacar.

Tengo Quince Moratones

Siempre he sido un pozo de desilusiones,
una calle de una sola dirección,
una mina de contradicciones,
una caja fuerte sin combinación.

Un chiquillo que no quiere hacerse un hombre,
una estrella a mil millones de años luz,
un cuaderno lleno de tachones,
una brújula que siempre apunta al sur.

He sido tantas cosas que nunca he sido nada.
Me he quedado ciego caminando hacia la luz.
Y, si esta noche, me visita mi fantasma,
no tendré miedo si a mi lado duermes tú.

Nunca supe atarme solo los cordones,
llevo siglos persiguiendo una canción.
Ahora Tengo Quince Moratones
y un espejo en el que ya no salgo yo.

He sido tantas cosas que nunca he sido nada.
Me he quedado ciego caminando hacia la luz.
Y, si esta noche, me visita mi fantasma,
no tendré miedo si a mi lado duermes tú.

No tendré miedo
si a mi lado duermes...

Un lugar tranquilo

Luces, ¿no veis esas luces? ¡¿No veis esas luces?!
Quizá estén tan sólo en mi imaginación.
Flores, ¿no veis esas flores? ¡¿No veis esas flores?!
No me hagáis creer que he perdido el control.

Peces, ¿no veis esos peces? ¡¿No veis esos peces
mordiendo los cuadros de la habitación?!
Grifos, ¿no veis esos grifos? ¡¿No veis esos grifos
hablando con un bocata de jamón?!

Te buscaré un lugar tranquilo,
te buscaré un lugar tranquilo,
te buscaré un lugar donde no te encontrarán...
bajo mi lengua, qué bien estás.

¿Sientes? Dime que lo sientes. ¡Dime que lo sientes!
Hay gente viviendo dentro del colchón.
¿Oyes? Dime que los oyes. ¡Dime que los oyes!
Hay dos caracoles montando follón.

Te buscaré un lugar tranquilo,
te buscaré un lugar tranquilo,
te buscaré un lugar donde no te encontrarán...
bajo mi lengua, qué bien estás.

Te buscaré un lugar tranquilo,
te buscaré un lugar tranquilo,
te buscaré un lugar tranquilo,
tranquilo...

Recompensarte

Ya sé que es tarde,
que llorar siempre fue de cobardes,
yo te juro que nunca sabré
cómo recompensarte.

Y puede que amarte
sea un camino hacia ninguna parte
y me quemo por dentro porque
no consigo olvidarte.

Eran mi vida
tus ojos, tus besos, tu risa
y el color de tus labios
en el cuello de mi camisa.

Ya no soy nadie,
he bajado desde la cima al valle,
si he tocado las nubes ha sido
para ir a buscarte.

Ya no habrá más frases,
nunca volverás a sonrojarte
al decirte esas cosas que no
le importaban a nadie.

Eran mi vida
tus ojos, tus besos, tu risa
y el color de tus labios
en el cuello de mi camisa. (bis)

En alguna canción

Le dijiste adiós siglo XX, viste agonizar a un dictador,
sudaste el catecismo y probaste la regla del profesor.
Siempre había Mirinda en la nevera,
Burmar Flax en el congelador,
te daban cien pesetas y tenías la contraseña de Fort Knox.

Has descubierto que no hay nada
tan hermoso como hacerse mayor.
¿Quién tiene miedo del futuro
cuando has dado tantas vueltas al sol?
Cuando tengas sed o te encuentres cansado,
el lugar donde abrazarte a tu pasado
está en alguna canción.

Sigues siendo el pardillo de siempre,
maniático, antipático y faltón,
la prueba concluyente de que nunca se perdió el eslabón.
Aunque a veces te hagas el valiente,
no puedes vivir sin el Omeprazol,
lo malo es que ahora las resacas duran una semana o dos.

Has descubierto que no hay nada
tan hermoso como hacerse mayor.
¿Quién tiene miedo del futuro
cuando has dado tantas vueltas al sol?
Cuando tengas sed o te encuentres cansado,
el lugar donde abrazarte a tu pasado
está en alguna canción. (bis)

Déjame gritarlo

Te besé en una habitación sin luz,
las estrellas, al salir, me las encendiste tú.
Y desperté a miles de kilómetros,
donde un ángel me dejó totalmente afónico.

Te soñé, y vi tus ojos despertar
y tuve miedo de saber que no te vería más.
Y comprendí lo difícil que es soñar
cuando no puedo dormir abrazándote por detrás.

Y ahora que he encontrado la razón de estar en el mundo,
quiero disfrutarlo como si quedara un segundo.
Déjame gritarlo, quiero repetirlo mil veces,
que esto es un milagro, pero tú no desapareces.

Y recordé que alguna vez yo fui feliz,
cerré los ojos y me vi abrazándome a Norma Jean.
Y te busqué, pero siempre estuviste aquí,
oí sonar un cascabel, recé mis oraciones y me fui.

Y ahora que he encontrado la razón de estar en el mundo,
quiero disfrutarlo como si quedara un segundo.
Déjame gritarlo, quiero repetirlo mil veces,
que esto es un milagro, pero tú no desapareces.

Y ahora que he encontrado la razón de estar en el mundo,
quiero disfrutarlo como si quedara un segundo.
Déjame gritarlo, quiero repetirlo mil veces,
que esto es un milagro, pero aquí no hay panes ni peces.

Últimos vídeos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies